sábado, 27 de febrero de 2010

Desde Barcelona llego hasta Chile. Mi segunda Patria.



No quedan familias humildes en una hermosa y honrada circunferencia de la que yo no quiera recoger calideces, pero con Chile ando hermanado, por siempre desde mis refugios todos mis nombres se astillan de norte a sur, entre Arica, Atacama, Concepción y Punta Arenas; no es menos por la región salitrera en La Palma junto a Santa Laura con sus mineros excomulgados de las comodidades de Santiago. Y las gentes de Viña en Valparaíso, cuan infinitas veces les acunan y les mecen en nanas y Copihues en hamacas trenzadas en cobre sobre la ciudad de las escaleras por otros hermanos también expatriados. Recordados desde Viña sois por una poetisa que os susurra al oído de Chile como a paisajes escogidos convertidos en canticos que han de llegar desde Iquique hasta la última frontera en tiernos y cálidos mensajes enviados por aquellos que jamás se rindieron, mensajes hoy recogidos, amarrados al alma con coraje. Andan bien atados y cosidos todos los corazones chilenos dispuestos a nunca huir de una batalla, yo aquí me quedo para aprender de vosotros el modo de como acogéis a la vida.

Engarzados para ustedes hoy los versos nos duelen, a ella un poco más; nos duelen los esfuerzos rotos, las familias con heridas abiertas ¡ y que ahora quien se las cierra! nos duelen las costumbres profanadas, los hijos extraviados, nos duelen los noviazgos ahora prohibidos, hartos quebrados todos los altares invadidos han sido, de voces y lagrimas.

El luto ha hecho presencia en la noche más triste y oscura, amargos los cuerpos nos hunden e inundan con ellos, luceros que brillan y lloran en ellas los cíclicos cambios que trae consigo un seísmo mondado y redondo que quieto no queda. Se han caído las sonrisas por los acantilados imaginarios de los andes amados; errantes los besos han mudado los colores en grises y opuestos los polos son uno que mira perplejo la luna escondida que tiembla a orillas de un valle.

RRD.

13 comentarios:

Alejandro dijo...

Amigo Rafael, tu texto es conmovedor, lleno de cadencias poéticas, de pautas vitales, de queja y esperanza. Has retratado con sentimiento de dolor y espíritu de denuncia la realidad de un mundo global lleno de diferencias, injusticias y discriminaciones. Me has emocionado.

Un abrazo.

Alex

Rafael dijo...

Hola, Alejandro.

Hoy no sé muy bien que puedo decirte, te explico, lo de Chile me ha afectado pues es mi segunda patria, también porque en una de las zonas más afectadas reside una gran poetisa a la que he cogido un gran cariño y de la que no he sabido nada hasta el día de hoy, por suerte ella y los suyos están bien.
De una forma que yo no sería capaz, tú has sabido puntualizar con sólidos matices la cruda realidad que nos envuelve.

Hoy me ha gustado que estés sentado a mi lado.

Un abrazo.

Alejandro dijo...

Querido Rafael, no siempre encontramos la palabra adecuada para transmitir consuelo y esperanza. Creo que la mejor forma de hacerlo es ver, como tú lo has hecho, que hay mucha gente al lado de quienes necesitan ayuda. Sólo vemos la insolidaridad, la indiferencia, la desgana... Pero también hay gente desinteresada que ofrece su trabajo, su fuerza, su energía para ayudar a víctimas y necesitados en los momentos más tristes. Esa es quizá la alegría más grande del ser humano, saber que puede ayudar y ayuda. Ten confianza, Rafael, y piensa que, si hay muchos hermanos que necesitan lo más elemental: una caricia, una mirada, un pedazo de pan..., tambien hay muchos hombres y mujeres de grabn corazón que necesitan abrir sus manos y ayudar.

Deseándote a tí y a tus amigos lo mejor, recibe un abrazo.

Alejndro

antonio castillo dijo...

Estimado Rafa, te felicito por la destreza del lenguaje con el que lloras los tristes sucesos de Chile. Confieso que, todavía conmocionado por lo de Haití, esta nueva catastrofe me ha pasado un poco desapercibida. La conciencia humana se satura bien pronto con las calamidades y éstas ahora mismo se suceden sin tregua. ¿Esto es normal? No sé si lo es o no, el caso es que la mayoría de los cientificos y de los responsables políticos del mundo, como si la cosa no fuera con ellos, ¿como van a aceptar que nuestro irrenuncisable crecimiento productivo puede ser el causante? Hasta que no lo sufran en su propia carne no se van a parar a reflexionar. Y creo que ni por esas, hasta ese punto soy pesimista. Preferirán sucumbir amarrados a una bolsa de dólares (por citar una moneda cualquiera no peor que las demás) que aceptar que nuestra polución industrial pueda estar afectando a la atmósfera y las pruebas nucleares y otras, a la corteza terrestre. Un abrazo.

Emilio dijo...

"Se han caído las sonrisas por los acantilados imaginarios de los andes amados; errantes los besos han mudado los colores en grises y opuestos los polos son uno que mira perplejo la luna escondida que tiembla a orillas de un valle"

Esa luna, bella pero inanimada, no es ahora más que espejo del dolor de un pueblo y una tierra hermanada con nosotros por la Historia y el lenguaje...una tierra que es nuestra en el corazón y más nuestra todavía ahoira si significa tanto para tí, Rafa. Tu hermoso escrito, impresionante de belleza y autenticidad, nos hace saber que, al lado de las alegrías están sus opuestos, parte de la vida, de esa vida que todavía no sabe escaparse de los desastres naturales, esos contra los que de poco sirve rezar.
Si Dios está en nuestros deseos, se hace pequeño o nada ante las catástrofes naturales. Queda escondido tras los inmensos montes por los que ruedan los rios de lágrimas de la Humanidad.
Mi solidaridad con Chile, mi solidaridad contigo, Rafael.
Un abrazo.

Emilio Porta

Rafael dijo...

Cuánta razón tienes Alejandro. es muy cierto que si se quiere tener una mente libre y en su sitio, ni más ni menos que es donde debe estar, hemos de aprender a ser tolerantes en todo y con todos, a la vez que hemos de exigirnos primero a nosotros mismos esta declaración de intenciones que tan elegantemente has expuesto para intentar trasmitirla y dirigirla hacia la otra parte que ha sido menos afortunada, para con estos hombres y mujeres de gran corazón que necesitan abrir sus manos y ayudar. Como no ha de ser de otra manera.
En mi nombre y en el de todos mis amigos te agradecemos la solidaridad que nos entregas.
Gracias por ayudarme a recobrar la confianza.

Un tremendo abrazo.
Rafael.

Rafael dijo...

Hola, Antonio.

Hoy no te quito ni tan siquiera una coma de tus razonamientos, con todos comulgo y a todos me sumo, aun más, me ha encantado apreciar que llamas a las cosas por su nombre y a nuestros dirigentes tanto si son de un lado como de otro, a todos los ubicas en una gran verdad que pertenece a la actual y triste realidad social.

Un abrazo.

Rafael dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rafael dijo...

Hola Emilio.
Coincido contigo en que existen diferentes puntos de vista de cómo enfocar y analizar con menor o mayor criterio lo sucedido, somos poca cosa ante la fuerzas de la naturaleza, y al intentar encontrar un motivo que nos haga más fácil hallar una explicación en aras de aliviar la necesidad de comprender, yo soy de los que buscan y encuentran en el campo de la investigación las diversas razones científicas que demuestran que este tipo de desastres naturales son inevitables y por supuesto que a día de hoy son poco predecibles, pero qué duda cabe que traen consigo tragedia y sufrimiento, algo propio que forma parte de la vida como lo es sentir angustia y tristeza por lo que les sucede a otros seres y a nuestro entorno; sin duda acontecimientos que cuestan de encajar. Ojala que la ciencia en algún instante no muy lejano sea capaz de predecir este tipo de desastres.

Chile y yo acogemos con los brazos abiertos la solidaridad que nos entregas.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola Rafael: Sigo tus escritos en el blog aunque esta sea la primera vez que te hago un comentario. "El luto ha hecho presencia en la noche más triste y oscura." Conmovedoras palabras que definen una triste realidad.

Un saludo.

Mila

Rafael dijo...

Hola, Mila.

Un gusto recibirte por aquí. Gracias por venir hasta mi casa a donde tienes permiso para abrir el mueble bar y servirte tu misma.

Y si bien en escritores en red intentamos leernos y seguirnos los pasos, está claro que para todo no hay tiempo. Bueno, a excepción de algunos compañeros que han de darnos la receta de cómo lo hacen jajaja

Un abrazo.

Mari Carmen Azcona dijo...

Hola Rafael, tanto tiempo esperando una nueva entrada tuya y lamento que nos conozcamos en estas circunstancias.
Ahora que parece que la tierra ha dejado de temblar, aunque continúa despedazándose recordándonos su furia...Me acerco hasta ti para agradecerte estas dos últimas entradas con el libro solidario de Haití y tu entrada sobre Chile. Una bella entrada que no por eso es menos dolorosa.

Un saludo, esperando que tu animo haya mejorado.

Rafael dijo...

Hola, Mari Carmen.

Gracias por acercaste hasta este humilde espacio, y no te preocupes que es hora ya de ir cambiando el paso pues mis ánimos están mucho mejor.
En una nueva entrada vendré renovado y con algo bien alegre, las tristezas las dejaremos afuera, quien sabe, me dará por el humor o se me torcerán las ideas hacia otros cerros, ni yo mismo lo se jajaja
Por igual que la dije a Mila Aumente, tienes barra libre, sírvete tu misma.
Me alegra saber que cada vez somos más en esta gran casa.

Un abrazo.