sábado, 29 de mayo de 2010

Respuestas desde el último vagón

A Santiago Solano. Yo sí, yo también quiero. Cuenta conmigo.

A Emilio Porta. Por fin un titán dijo no poder ir más allá ¿acaso crees posible que tu persona pueda implicarse más?.

A Antonio Castillo en Velada Poética. Tu siempre estrechando lazos de amistad. Da igual el acto, el lugar, la fecha y la hora, siempre se está con vosotros.

A una asociación. Me gusta la diversidad, la discrepancia, la tolerancia, la voluntad y las ganas por hacer. Todo esto hay dentro de escritores en red.

5 comentarios:

Emilio Porta dijo...

Querido Rafael...Al más allá me temo que iremos todos algún día, eso... aunque no queramos...Gracias por tu calificativo...Y me encanta que vuelvas...porque te tenemos siempre presente. Afinidades electivas. Se echa de menos tu creatividad en los relatos...y tu sentido del humor. Y es que la seriedad en la vida no está reñida con la alegría.
Ese último vagón es una buena plataforma de viaje...porque es parte del tren...y en este tren vamos todos. Y ya sabes, cuando el tren da la vuelta, el último vagón se convierte, en el nuevo viaje, en el primero.
Una gran alegría leerte de nuevo.
Un abrazo.

Mari Carmen Azcona dijo...

Hola Rafael.
Me recuerdas al Guadiana porque sé, que aunque de vez en cuando desaparezcas, tu recorrido siempre está junto a nosotros.

He pasado a la sala de prensa, he recogido la información y las carcajadas correspondientes(las echaba de menos).
Gracias.

Continua el viaje desde ese último vagón. Los trenes son maravillosos para disfrutar no del destino, que también, sino del viaje en si.

Me gustan los trenes, me gusta este tren.

Besos y abrazos.

Rafael dijo...

Hola, Emilio.

Bueno, vuelvo de forma pausada porque en breve marcho de vacaciones y repongo fuerzas porque estoy agotado, pero sí que te adelanto que intentare estar más presente, es decir algo menos ausente, me ha costado bastante llegar a un cierto equilibrio pero creo haber encontrado la forma de colaborar un poquito “aunque tengo mis limitaciones” digamos que estoy bastante deacuerdo con la indicación de Santiago de que podemos hacer crecer al bebe, pero para ello hay que arrimar más el hombro, y que quede muy claro que hablo por mi y por la parte de responsabilidad personal que me toca entregar, y digo esto sin intención de meter a nadie más en el mismo saco, esta opinión comienza en mi y por igual termina en mi.

Eso sí, seguiré en el ultimo vagón, me encanta visualizar y reflexionar sobre todo lo que se pasea por delante. Incluso a veces las instantáneas se ofrecen muy resultonas desde las ventanillas del fondo del pasillo.
Está claro que al más allá iremos todos, me ha gustado saber de tu buen sentido del humor, y para reñirse y arañarse ya tenemos a nuestros políticos, a ellos les dejamos el teatro de títeres y marionetas, para nosotros los buenos monólogos que le desencajan a uno hasta el alma.

Ha sido un placer volver a charlar contigo Port. Un tremendo abrazo.

Rafael dijo...

Hola, Mari Carmen.

Me siento halagado que te recuerde al Guadiana y aun más me gusta recibir el calor que dejan tus palabras, laten, crecen y acarician. Gracias por recibir de esta manera.

Me alegro que mis desvaríos emocionales en sala de prensa sirvan de algo, aunque solo sea para decir, pues vale jajaja --es broma Mari Carmen—

Ya tenemos algo más en común a parte de la afición literaria, la pasión por los trenes, por los viajes y por cualquier destino escogido, te puedes creer que todavía no he subido en el ave en largo recorrido; haber si este año me puedo escapar hasta Madrid en el encuentro anual de socios y nos acabamos de conocer todos los que podamos asistir y nos quitamos de una vez esa espinita, sería muy hermoso.

Un abrazo.

Enrique Gracia Trinidad dijo...

Aunque no lo parezca, estoy por aquí, te sigo, os sigo, leo. Ánimo.
Abrazos.