jueves, 25 de noviembre de 2010

Nota desde Asia. Mi tercera patria.

Es el tiempo, el vendito tiempo, ese alguien que siempre nos ocupa y nos encoge la vida que pasa y a retazos la vemos transcurrir consumiendo anhelos y sueños que son bocetos incrustados a un deseo de querer estar presentes sobre el espacio que ocupamos.

Todo importa. Importa vuestra presencia. Importa vuestra lealtad.

En un 24 de diciembre a las puertas de otra noche buena os prometo traer hasta aquí a una autora que cautiva con su naturalidad y su frescura innata e intacta.

Contaremos con la presencia de una argentina cabal y muy capaz que se ha forjado a sí misma. Una autora sencilla, escueta y humilde donde las haya, incluso es tacaña para con las palabras hacia su persona. Ella nunca alza su voz interna, siempre se califica de autora principiante en su máxima personal, pero yo estoy en desacuerdo con esta expresión, la realidad es otra; en mi pobre entender traspasa de sobras el umbral de ser algo más que una aprendiz de autora. Sabe enfocar una historia, darle vida, recrear el ambiente necesario en el que nos atrapa; está bien documentada, inclusive hasta la jerga empleada nos introduce en la trama sin darnos cuenta a través de descripciones atentas bien meditadas que seducen y en la que nos acompaña sutilmente a través de un cuento con una entrañable obra de ficción. Un texto a renglón seguido con un estilo nuevo, diferente a lo habitual y sugerente con un inagotable caudal imaginativo al que envidio y para el que más de uno querríamos en una narrativa que se sucede constante como en caída libre hacia un torrente de cascadas a través de un sinfín de pasajes muy elaborados y cuidados que nos sumergen en otra época donde nos evoca sabrosos submundos en los que todos hemos estado alguna vez y a los que no dudaremos ni un instante en volver.
Con ella y en ella seremos grandes y seremos pequeños, seremos aquello que en su justo momento necesitemos y sepamos ver.

Y ahora desde este Asia a estas horas de una madrugada herida que al fin muere en la breve espera de un crepúsculo que cierra otro circulo, os quiero contagiar de un pensamiento que llega y se queda en mis labios trémulos ante la brisa y este paisaje de paramo verde agua marina que arrecia húmedo y exuberante hasta cuando me alcanza y se me abraza acariciando una silueta huida, es de poco a poco que me envuelve entre una visión idílica y vuestro tierno recuerdo.

A todos vosotros y a una autora junto con su obra que ha nacido para endulzar un poco más a este cosmos de la palabra.

Hoy os deseo tener en mi memoria para bautizarme de nuevo sobre estas aturquesadas aguas que para vosotros quiero. Y me las he de llevar puestas sobre los ojos hasta un mediterráneo donde las habré de soltar como a una estrella fugaz caída sobre el firmamento de una imaginación tan fascinante como para beberla y mecerse con ella de forma errante.

Fresas azules con macacos y elefantes de contornos tan exuberantes como las vistas de la bahía de Pan Angha que frente a mí se abre y se crece desde esta magnífica isla de Phuket que capitanea a sus discípulos de norte a sur desde Pantong hasta Krabi con sus innumerables lunas que son las que más brillan, Phi Phi y Vi Khao Tapoo entre tantas otras que son las que enamoran durante este ocaso que acontece en otro amanecer.

Gracias a todos vosotros por estar siempre. Perdonar estas ausencias ocasionales tan necesarias.

Hasta un 24 de diciembre de 2010 este el mejor obsequio que os puedo entregar. Y aunque el tiempo nos devora y nos demora los pasos, yo sin vosotros no quiero caminar.

Aclaración necesaria: Cuando me refiero a traer hasta aquí a una autora, es referente a que se expondrá en este blog la presentación de su libro y un fragmento del mismo.

Atentamente.
RRD.

4 comentarios:

Mari Carmen Azcona dijo...

Hola mi querido Guadalquivir, bienvenido de nuevo.

Lo que hace que sintamos una tierra como nuestra no es habitarla, sino llevarla en el corazón. Los viajes amplía esa capacidad. Nos roban el sentimiento, se afianzan en el pensamiento y hace que nos sintamos habitantes del mundo.

Esperaré con ansia el 24 de Diciembre, no porque sea Nochebuena, no me gustan las Navidades, sino porque me gusta el reencuentro con los amigos y conocer a nuevos. Estaré encantada de conocer a tu amiga argentina.

Me gustan estas postales desde Asia...el color azul es mi favorito. Gracias por compartirlas.

Besos y abrazos,

Rafael dijo...

Querida Mari Carmen.

Mira que llegas a ser curiosa, mira que eres de armas tomar jajaja

Resulta que buscando información sobre la bahía de Pan Angha acabaste por descubrir el rinconcito de Iñaki en el que siempre me refugio. Pues bien, en este apreciado lugar es donde suelo pasar algunas de mis ausencias intentando dar apoyo a los autores noveles y por igual compartiendo experiencias, amistades y travesuras que a veces se quedan un poco fuera de lugar pero que reconfortan y suman algunos frutos que es lo que verdaderamente importa. Digamos que en el sentido de compartir experiencias y hacer amistades es algo parecido a lo que se hace en escritores en red, pero en otros aspectos como en la dinámica, en sus formas y en sus aspiraciones son muy distintas aunque posiblemente nos muevan las mismas inquietudes, quien sabe, a lo mejor algún día se da alguna alianza entre ambas plataformas, o no jajaja de momento me gustan ambas casas y hasta puede que me meta en el embolado de una tercera si soy capaz de atraer hacia ella gente capaz, porque yo solo me estrello contra la pared como muy bien dice mi alma gemela Freya Hodar, pero bueno, esto es harina de otro costal y todo se andará, ya no te cuento más, a lo demás tendrás que esperar jajaja eso por curiosa y por valiente.

Y cuánta razón tienes al afirmar que uno se afianza en todos los parajes a los que se puede llegar, pero claro, luego ocurre lo que ocurre, el cariño se hace propio y se dejan atrás los prejuicios preconcebidos y absurdos que no llevan a nada, entonces es cuando las banderas quedan obsoletas porque quien más cala y al que más se llega a amar es al ciudadano de a pie, es el al quien siempre andamos buscando.
Aunque tampoco me quedan dudas de que Mari Carmen Azcona también participa de esta pequeña pasión, recalar en los demás es la mejor propiedad que nos puede acompañar en cada día.

Siempre es grato charlar contigo, nos volvemos a reencontrar en un 24 de diciembre, y aunque tengamos gustos distintos respecto a la navidad, hay otros vínculos que nos unen y por enumerar uno, pues digamos muy especialmente la ….. Por esta vez te dejo descifrar a ti la palabra y colorín colorado esta adivinanza se ha acabado jajaja

Un fuerte abrazo.

Emilio Porta dijo...

Un poquito antes del 24 de Diciembre, Rafael, quiero enviarte un abrazo. Viajero impenitente, escritor y amigo, sabes que el mundo es pequeño y los lugares los hacemos nosotros. Sí, si es posible volar con un aeroplano, más aún es posible volar con la mente. Seguro que tú lo haces siempre aunque, de vez en cuando, transportes también el resto del cuerpo a los más lejanos confines. Seguimos aquí, pero estamos también contigo allí. Gracias por recordarnos.

Port

Rafael dijo...

Querido Port son tus palabras las que me han llegado como una postal entrañable con esa dosis de cariño tan tuyo, y es hoy donde he descubierto a la imaginación de niño pequeño que aun se te pasea por dentro, ojala que nunca decaiga ese diminuto ser que aun te acompaña.

Un tremendo abrazo.