jueves, 11 de febrero de 2010

Te Cambio Una Receta Por Ojear Un Libro



Hoy me quiero acercar hasta ti con una pequeña travesura de una forma simpática a cambio de un compromiso entre tú y yo.

Me comprometo a enviarte una receta que es un poema para una hermosa cena con quien tú decidas, pero solo si te miras un libro harto de magia que ha nacido para entre otras cosas dar de comer a los desafortunados en Haití porque también ellos se han de alimentar.

Desde esta humilde casa no tengo el derecho ni la intención de seducirte con “Letras Regaladas A Los Que Quieren Soñar” podría intentarlo, incluso conseguirlo o fracasar, pero no sería licito ni honesto conmigo mismo.

Hoy no voy a emitir un juicio de calidad literaria, esta vez no. Los motivos y las intenciones de esta obra trascienden y van más allá de lo literario; motivos e intenciones podrían resumirse en la naturaleza de una sola palabra, solidaridad.
Algo más de cien autores se han unido por una causa, llegar hasta los sentimientos para que seas tú quien decida si esta obra ha de formar parte de la biblioteca personal y ha de ser recomendada con el único fin por el que ha sido creada, ayudar.

Tienes la opción de ojearla de forma gratuita en libro virtual en http://www.librovirtual.org/lectura.php?obra=N1265660393 a donde podrás escoger si la cierras de igual forma que la has abierto o por el contrario la regalas.

Eso sí, mi compromiso sabes que es palabra y si tu respuesta a este mensaje es: “Letras Regaladas A Los Que Quieren Soñar he mirado, receta tendrás”.

Y aunque creas que es una verdadera banalidad lo que te ofrezco sin acudir a los versos, ahora es lo único que se me ocurre, y mejor ahora que nunca.

Gracias por tu tiempo.